Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 La corrupción según Vishal Mangalwadi

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016La corrupción según Vishal Mangalwadi

La corrupción según Vishal Mangalwadi

Academia

​La corrupción según Vishal Mangalwadi

Jhon Pinedo.jpg

​Jhon William Pinedo López


Profesor-Investigador UCC
Economista
Magister en Cooperación al Desarrollo
Doctor en Urbanismo, Territorio y Sostenibilidad.
 
Vishal Mangalwadi, considera que la corrupción no solamente es el robo y la rapiña que castiga la autoridad, sino, todos los medios malos y engañosos con los cuales una persona trata de apoderarse del bien de su prójimo; ya sea por la fuerza o por una apariencia de derecho, tal como: el peso falso, la falsa estimación del tiempo dedicado al servicio, la mala mercadería, la moneda falsa y la usura. 

corrupcion_dolares01.jpg

Sostiene, que la corrupción es el producto del “relativismo moral”, expresado fundamentalmente en las interpretaciones sesgadas sobre la codicia, el robo, la pereza y la violencia. De igual forma, manifiesta que este fenómeno se presenta con mayor intensidad en los contextos donde no se ha heredado una cultura edificada sobre los diez mandamientos, afectando la vida de las personas de muchas maneras. En los peores casos, la corrupción cuesta vidas y en numerosos casos su libertad, salud o patrimonio. 
El autor identifica aspectos, causas e impactos de la corrupción como los que a continuación se describen:

  • La corrupción viola al menos dos mandamientos: “no codicies de tu prójimo nada que le pertenezca” y “no robes”. No obstante, afirma que toda corrupción tiene su raíz en la codicia.
  • Cuando alguien se ve forzado a pagar un soborno deja de ser un ciudadano libre, acepta el status de bestia doméstica, trabaja y gana para otro, no para sí mismo. La corrupción se extiende a todas las esferas de la sociedad, de modo que no sólo los políticos, sino también la prensa, funcionarios y sacerdotes se corrompen.
  • La corrupción encarece los bienes y servicios, y afecta significativamente la calidad de los productos y del medioambiente. 
  • La corrupción esclaviza y destruye, socavando el valor del trabajo y del mérito individual, garantizando que una nación sólo forme hombres, mujeres y dirigentes mediocres.
  • Los que mantienen el poder piensan que una sociedad corrompida les es beneficiosa; las personas trabajadoras, por otra parte, perciben que el trabajo duro y honesto es una desventaja. 
  • La corrupción es la antítesis de la idea de economía libre, ya que supone abuso de poder para acosar, coercer, o engañar a otros (individuos, instituciones o el Estado) y para adquirir valor (dinero, servicios, bienes, ideas, tiempo, propiedad u honor) sin devolver un valor proporcionado.
  • Los pobres descubren que los sobornos ciegan los ojos de los gobernantes y los jueces para su desventaja. Las sociedades corruptas no producen instituciones como una prensa libre o un sistema judicial independiente para preservar las libertades de los ciudadanos. Los fiscales obtienen más que salarios si ayudan a los delincuentes.
  • La corrupción permite obtener ventajas, oportunidades, contratos, cargos y ascensos, sirviéndose de contactos familiares, influencias, sobornos, conspiraciones, crímenes y fuerza. Niega a algunos lo que les pertenece como individuos y concede a otros lo que no merecen. Una sociedad corrupta es lo contrario de una sociedad civil.
  • Los ciudadanos tienen motivación para inventar y crear cuando saben que el Estado existe para proteger su riqueza y sus hijos, y que no les roba imponiéndoles gravámenes injustos. Los ciudadanos debilitan la capacidad que tiene el Estado de servirles y protegerles cuando no pagan los impuestos que pertenecen a la comunidad.

Mangalwadi, considera que la corrupción es estimulada por la búsqueda de interés personal en el capitalismo y por el reemplazo de la moralidad por la legislación humana; igualmente sostiene que la búsqueda individualista de riqueza a costa de la necesidad comunitaria de ética social es la causa que empobrece y corrompe a una nación. Sin embargo, afirma que para mantener la moralidad y el éxito del sistema económico capitalista se necesita de una fuerza cultural, una iglesia, una escritura y un sistema educativo que alimente continuamente el musculo moral de la sociedad.

Expresa que una cultura no puede combatir la corrupción sin antes luchar con un ambiente social regido por la vergüenza. En este sentido destaca que la prosperidad visita a la cultura que acoge individuos fuertes, capaces de escoger la vergüenza de la pobreza y de anteponer la justicia a la riqueza. Concluye anotando que la obediencia a las leyes divinas conduce a la salud y a la prosperidad de una sociedad, mientras que la desobediencia a éstas conduce a la miseria y opresión.

Referencias: Mangalwadi, Vishal (2009): Verdad y Transformación. Seattle. Editorial JUCUM.