Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 La desestabilización mundial provocada Por Donald Trump

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016La desestabilización mundial provocada Por Donald Trump

La desestabilización mundial provocada Por Donald Trump

CEPEG

​La desestabilización mundial provocada Por Donald Trump

Director.jpg
logo_cepeg(FINAL)(CURVAS)-01.jpg
​Edgar Vieira Posada
Director Centro de Pensamiento Global
CEPEG 
Universidad Cooperativa de Colombia​
El Centro de Pensamiento Global – CEPEG  tiene por objetivo facilitar la inserción de docentes y estudiantes  en las dinámicas de un mundo en p​​roceso de globalización.

Sin cumplirse un mes de la posesión del nuevo presidente de los Estados Unidos, el mundo ha estado sometido diariamente a la expectativa de nuevas órdenes ejecutivas presidenciales, las cuales han creado una atmósfera de preocupación y de zozobra por las consecuencias de enrarecimiento y desestabilización de las relaciones internacionales. 

En el plano económico y comercial, la prevalida experiencia empresarial de Trump, que no va más allá de constructor de edificios y casinos, no le ha servido para apreciar los graves efectos de sus primeras medidas a mediano y largo plazo para la propia economía norteamericana. En un mundo globalizado, interconectado e interdependiente, de deslocalización de empresas a través del planeta, de producciones entrelazadas mediante cadenas globales de valor con participación de infinidad de empresas estadounidenses, retirarse del TTP – Transpacific Partnership o tratado de Asociación Comercial Transpacífico, que le permitiría a los Estados Unidos involucrarse en negocios de comercio internacional y de inversiones en la cuenca del Pacífico, es un error de estrategia inmenso que le deja el campo libre a China en esa región y a mucho empresario estadounidense sin saber cómo seguir asegurando la provisión de insumos que le permita atender al consumidor norteamericano con precios más bajos. 
descarga.jpg
Imagen tomada de: http://bit.ly/2jW3y5b

Esto deja igualmente sin perspectivas de continuidad la negociación del TTIP – Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión con la Unión Europea, anulando el proceso de conformación de acuerdos de integración transcontinentales ante la parálisis en las negociaciones multilaterales de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio – OMC y revive un peligrosísimo proteccionismo que puede propagarse por el mundo en reacción al cierre de fronteras estadounidense.

Este cierre es particularmente grave para México, que hace 22 años tiene el Tratado de Libre Comercio con América del Norte conocido como NAFTA por sus siglas en inglés, el cual llevó a concentrar más del 80 por ciento de las exportaciones en el mercado de Estados Unidos; tratado que el gobierno estadounidense ha asegurado que va a renegociar (a pesar de ser México el tercer socio comercial para Estados Unidos después de China y Canadá y que por lo tanto puede responder castigando fuertemente negocios estadounidenses) y cuyo funcionamiento se dificulta con amenazas de reimponer aranceles y de construir un muro fronterizo que Trump pretende de manera descarada que sea pagado con recursos mexicanos.

En cuanto al movimiento de personas, las medidas restrictivas adoptadas en cuestión de días o a ser adoptadas, tienen enfurecido al mundo y muy preocupados a varios gobiernos. Para México se puede agravar aún más la situación, con el impedimento del paso de población mexicana en busca de mejores oportunidades y la devolución de mexicanos que viven de manera ilegal en Estados Unidos, que contribuyen con un importante flujo de remesas hacia su país. 

Para el resto del mundo, el cierre de fronteras a personas de siete países de mayoría musulmana (Siria, Irán, Irak, Libia, Sudán, Somalia y Yemen) con el pretexto de mantener seguro al país de actos terroristas es un acto inexplicable de tinte racista y religioso que no tiene sustento, pues  los ataques del 11 de septiembre fue hecho por ciudadanos de Arabia Saudita y de Egipto, países excluidos de la orden ejecutiva y con los cuales Trump ha tenido negocios. Otros ataques han sido realizados por estadounidenses radicalizados, mientras no ha habido ataques terroristas hace décadas en Estados Unidos de ciudadanos de los siete países sancionados.

A lo anterior se agregan las críticas de Trump a organizaciones internacionales como la ONU y la OTAN, la cual es garantía de defensa de Europa, organización calificada de obsoleta; el desprecio por la institucionalidad de la integración europea y la calificación del BREXIT como cosa maravillosa, el estímulo a otros países para retirarse de la Unión Europea, el desafío a la unidad territorial china con acercamiento a Taiwán, la relación amistosa con el régimen autoritario de Vladimir Putin en Rusia a pesar de que sus organismos de inteligencia comprobaron su participación en las elecciones norteamericanas y las medidas a favor de mega oleoductos que ponen en peligro el desmonte de energías fósiles contaminantes y abren la grave posibilidad de un retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre calentamiento global, son todos hechos que en pocos días han evidenciado la gravedad de que este populista sin conocimiento ni experiencia gubernamental haya desestabilizado al mundo que ve el inmediato futuro con gran preocupación.

Algo positivo al menos, puede ser una reacción de los países latinoamericanos en la búsqueda de una mayor unidad que les permita actuar en bloque en las respuestas al gobierno de Donald Trump y en el relanzamiento de la integración latinoamericana, particularmente en países como México que se distanció de América Latina para concentrar de manera equivocada sus relaciones con América del Norte.