Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 La Editorial de la Universidad entra a las grandes ligas

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016La Editorial de la Universidad entra a las grandes ligas

La Editorial de la Universidad entra a las grandes ligas

Indexación de libros

​La Editorial de la Universidad entra a las grandes ligas

BookCitationIndex_Books.jpg

Alison Mudditt, directora de la Editorial de la Universidad de California, decía el año pasado que las editoriales universitarias norteamericanas se van a tener que enfrentar a dos desafíos: primero, tendrán que definir cuál será el mejor camino para involucrarse en la publicación de acceso abierto, de una forma productiva; segundo, deberán repensarse y reorganizar su estructura en casa, en su universidad anfitriona, para demostrar con hechos concretos su valor institucional. Esos desafíos surgen de un contexto en el que las formas y los propósitos del trabajo editorial académico han venido cambiando. Ya los buenos contenidos no son suficientes; las tecnologías de la información demandan nuevas habilidades técnicas, mejor infraestructura y estrategias innovadoras para editar y llegar a los lectores. La idea del éxito de un proyecto editorial universitario se vuelve cada vez más compleja, en medio de una producción académica que no para de crecer y que tiene efectos en la reputación institucional.

En el 2014, ya reconociendo estos desafíos, la Universidad creó una nueva editorial. Los atributos de ese nuevo proyecto coinciden con varios de los que destaca Alison en su perspectiva de las editoriales norteamericanas: el acceso abierto; una estructura flexible, adaptativa, acompañada de una misión refinada de la Editorial, de manera que sus contribuciones a la Universidad sean más pertinentes; la selección de unas líneas temáticas y unos énfasis que permitan que el catálogo se destaque por encima de otros, y que sea bien ponderado en el tiempo por las disciplinas; y, finalmente, quizás el atributo más importante: la colaboración. Sin alianzas, sin cooperación editorial entre proyectos, bibliotecas y sus universidades, es muy difícil levantar vuelo y mantenerse. 

¿Cuáles son las evidencias de esos atributos en la Editorial de la Universidad? Publicamos en acceso abierto todo nuestro catálogo de obras y en plataformas del Public Knowledge Project; creamos una política para la literatura gris que corresponde a las recomendaciones de la declaración de Pisa y con esto abrimos un espacio para editar textos de investigación y de apoyo a la docencia que no tienen cabida en los formatos usuales de publicación y pueden aprovechar los estudiantes, al tiempo que mejoran la calidad y la cantidad de los contenidos que necesitan los programas de la Universidad; editamos libros de investigación, docencia, difusión y divulgación dentro de colecciones de área y hemos venido lanzando colecciones temáticas de interés para varias disciplinas (globalización, humor, Orinoquia y Amazonia). En cuanto a la colaboración, nuestra Editorial no es endogámica; los libros se están publicando en coautoría nacional e internacional, tenemos una revista (Colombia Forense) coeditada con una institución pública y una colección de libros de investigación en alianza con otras dos universidades.    

Y ese es el camino que en los últimos tres años hemos recorrido. El impacto de los contenidos publicados ha sido una de nuestras preocupaciones desde el inicio: cómo propiciarlo, cómo monitorearlo, cómo aumentarlo. Y como sabemos, el impacto, con sus más y sus menos, es una de las formas de medir el éxito de un proyecto editorial académico y se ha venido imponiendo con más fuerza en los últimos años. Es aquí donde encaja uno de los logros más recientes que obtuvimos y que podemos sumar a nuestra consolidación como editorial universitaria: la inclusión de nuestros libros de investigación en el Book Citation Index (BKCI) del Web of Science (WoS). El BKCI es un selectivo índice de libros que hace parte de los índices principales (core) del prestigioso WoS. Cada libro que entra al BKCI entra a hacer parte del canon de literatura académica más representativa y valiosa para una disciplina. En el caso de las Ciencias sociales y las Humanidades —áreas en las que el formato del libro es muy frecuente para divulgar los resultados de investigación—, puede revestir más importancia por asuntos de visibilidad. Los investigadores de diversas disciplinas y países que tengan acceso al BKCI van a poder ahora localizar todos nuestros libros de investigación que estén allí incluidos. Por esa vía vamos a llegar a más lectores y nuestros contenidos, seguramente, estimularán a otros investigadores o servirán de apoyo en investigaciones de otros contextos. Asimismo, al ser una editorial universitaria latinoamericana que publica la mayoría de sus libros en español, estar incluida en el BKCI es un hecho sobresaliente pues la mayor cobertura de ese índice se concentra en literatura en inglés. Además, la presencia de editoriales universitarias latinoamericanas en ese índice aún se cuenta con los dedos de la mano y se concentra en algunas pocas de las universidades más prestigiosas de la región (ej. Sao Paulo, UNAM, Universidad de Chile, entre otras). 

Los desafíos que sabemos y previmos, los atributos que adoptamos y los logros que estamos obteniendo son las pistas y las piezas de un gran proyecto que estamos construyendo y que hemos venido ensamblando. Y todavía tenemos mucho por leer, editar y publicar.