Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 “Una Salud” - Una relación que invita a la participación multidisciplinar

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016“Una Salud” - Una relación que invita a la participación multidisciplinar

“Una Salud” - Una relación que invita a la participación multidisciplinar

Academia​

“Una Salud” - Una relación que invita a la participación multidisciplinar

Víctor Arcila.JPG


Víctor Hernán Arcila Quiceno MVZ Esp MSc. 
Médico Veterinario Zootecnista de la Universidad de Caldas
Investigador – Docente Universidad Cooperativa de Colombia
Magister en Salud Pública de la Universidad de Antioquia 
Estudiante Doctorado Salud Pública  - Universidad CES






Desde la antigüedad, los seres humanos se han rodeado de animales para obtener de estos no solo recursos para la alimentación sino igualmente para derivar productos y subproductos que les garantizaran condiciones de bienestar como prendas de vestir, y hasta elementos ornamentales que permitían la decoración de los individuos o de los ambientes donde estos habitaban. 

Los seres humanos domesticaron diversas especies animales para su beneficio pero esta convivencia generó vínculos de acompañamiento.  Al principio solo se veía lo positivo de esta relación pero en la medida en que la ciencia avanzó, se identificaron elementos comunes entre  los seres humanos y los animales, demostrando que ambos se rigen bajo principios biológicos comunes y que no son muy distantes las dinámicas fisiológicas que permiten la comparación en todos los individuos que habitan sobre la tierra. 
Los desarrollos tecnológicos que se fueron presentado a lo largo de la historia, como el microscopio, le permitieron al ser humano conocer que existía un micro mundo que eran necesario comprender y descubrir como este micro mundo, conformado por microorganismos como bacterias, hongos y parásitos, podía ser generador de condiciones que podrían afectar la salud de todo tipo de ser vivo. La tecnología siguió avanzando y se desarrollaron nuevos campos de estudio que permitían entender la complejidad del microcosmos y como producto de ello, conocimos los virus y los priones, estos últimos muy populares en el siglo anterior por ser los causantes de la famosa enfermedad de las vacas locas, hoy ya casi olvidados. Sin embargo, en las 3 últimas décadas los investigadores se han esforzado por comprender y mostrar al mundo agentes desconocidos, entre ellos un importante número de virus y bacterias causantes de diversas afecciones a la salud humana y animal.  Como ejemplos recientes tenemos los brotes epidémicos como las “Influenzas” de origen aviar o porcino, el Zika, y los brotes de tuberculosis reportados en Colombia. 

OneHealth2.jpg
Imagen tomada de: https://goo.gl/dPHzrX

De otro lado, y dejando de ser un actor neutral, está el “medio ambiente”, constituido por diferentes ecosistemas y afectado por la actividad desmedida del hombre (…), no es un secreto que en los últimos 100 años pasamos de ser 1000 millones de habitantes humanos a cerca de 7200 millones y seguimos creciendo, y que a su vez las especies animales y vegetales han disminuido en número y que cientos de ellas han desaparecido por las actividades antrópicas e irracionales de los seres racionales.  El cambio climático, independientemente de que un gobierno niegue su existencia, es evidente, como una condición que amenaza a todos los seres vivos que habitamos en el globo terráqueo. La ciencia ha demostrado que la temperatura se ha incrementado lentamente, pero de forma constante y que el año 2016 ha sido uno de los que más altas temperaturas ha registrado en los últimos 200 años.  Y como es bien sabido “toda acción implica una reacción”, y es en este punto donde quiero llamar la atención. Los cambios propiciados en los ambientes globales, o si lo queremos ver de forma mucho más cercana, como cambios regionales o locales en las dinámicas de la lluvia, la humedad y la temperatura, favorecen que los pequeños microorganismos puedan adaptarse a estos cambios y con ellos aparecer donde regularmente no estaban o bien reaparecer donde ya habían estado antes, causando lo que se denomina enfermedades emergentes y reemergentes. 

Hasta el siglo pasado, se planteaba que cada disciplina relacionada con la salud o las ciencias biológicas y/o ambientales debía enfrentar los problemas desde sus campos de acción, pero en la medida en que avanzamos en el conocimiento, entendimos que no era suficiente la acción aislada de cada uno desde los distintos frentes y que era cada vez más importante conocer como las otras disciplinas abordarían los problemas para dar soluciones más eficientes y efectivas, en particular cuando esto afecta la salud pública. Esto conllevo a la necesidad de hacer acercamientos entre diversas profesiones para enfrentar problemas comunes (por ejemplo las zoonosis – enfermedades que se transmiten de los animales vertebrados al ser humano y viceversa), optimizando el uso de los recursos y dando diversas miradas al mismo problema logrando resultados de mayor impacto. Este es el principio que establece el modelo de “Una Salud”, estrategia impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial para la Sanidad Animal (OIE) y varias universidades europeas que busca conjugar la salud humana, la salud animal y el ambiente como una triada que constantemente esta interactuando y que debe ser intervenida de forma multidisciplinar para comprender dichas interacciones y poder brindar la mejor solución.   

En la actualidad, a nivel mundial se han generado Comunidades “Una Salud” que son constituidas por médicos(as), biólogos(as), veterinarios(as), sociólogos(as), ingenieros(as) ambientales, economistas, microbiólogos(as) y bacteriólogos(as), entre otros, para dar respuesta o bien adelantar investigación en diferentes campos del conocimiento: Que incluyen temas de relevancia mundial como “la Resistencia a los antibióticos, las enfermedades zoonóticas, la seguridad alimentaria, la vida de los ecosistemas” la sostenibilidad global, el crecimiento poblacional y su relación con el entorno y los animales, la destrucción de los ecosistemas entre otros.

En Colombia, el desarrollo del modelo “Una Salud” aun esta incipiente y es importante que desde las Universidades seamos articuladores de estas interacciones, aprovechando nuestra naturaleza multidisciplinar, nuestro carácter investigador y nuestras capacidades técnicas y científicas para trabajar de forma mancomunada con otros sectores de la sociedad en el abordaje de temáticas locales, regionales, nacionales y porque no, globales, que resuelvan problemas concretos de nuestra comunidad que evidentemente  demandan un mayor desarrollo e innovación para lograr soluciones efectivas y duraderas que no alteren de manera negativa el equilibrio que debe existir entre los tres elementos fundamentales para una vida saludable (…)